Saltar la navegación

Según su configuración funcional.

Según la configuración funcional pueden ser:

Redes cliente-servidor. Un servidor es el ordenador central o más importante de una red. Es el encargado de gestionar la información centralizada o corporativa (normalmente es el que la almacena), así como de aplicar las normas de acceso a ella. También cumple la función de gestionar la configuración propia de la red y del acceso a sus recursos y dispositivos.

El resto de ordenadores de la red se denominan clientes o terminales y son los puestos desde los cuales los usuarios se comunican con el ordenador central. Los ordenadores clientes pueden ser terminales puros (solo tienen monitor y un teclado/ratón) o, más frecuentemente, ordenadores personales (PC) autónomos que pueden trabajar de forma independiente y conectarse a los recursos del servidor cuando sea necesario.

Redes punto a punto. También se denominan redes peer to peer o redes entre iguales. En este tipo de redes, todos los nodos o estaciones de trabajo se comportan simultáneamente como clientes y como servidores. En general, las redes entre iguales suelen ser modelos válidos en redes pequeñas y simples, con pocos recursos y pocos usuarios (menos de diez).